Una de las tarifas de las que más se está oyendo hablar es la de discriminación horaria. Su particularidad es que posee dos precios luz para empresas distintos, dependiendo del tramo horario en el que se consume la electricidad. Las franjas horarias son las siguientes:

  1. Horas punta: en verano, de 13.00 h a 23.00 h, y en invierno, de 12.00 a 22.00 h.
  2. Horas valle: en verano, son las horas comprendidas entre las 00.00 h hasta las 13.00 h y de 23.00 h a 24.00 h.  En invierno, las horas valle son de 00.00 h a 12.00 h y de 22.00 h a 24.00h.

Resultado de imagen para tarifa de discriminación horaria

Así, durante las horas punta el precio de la energía eléctrica sufre una penalización, con un sobrecoste que se aproxima al 20%, mientras que en las horas valle se puede lograr un ahorro de hasta un 50% en el precio del KWh.

Reducir la factura luz con la tarifa de discriminación horaria

Solo con consumir el 30% de la energía total del día en el tramo valle (es decir, entre las 22.00 h y las 12.00 h), esta tarifa sale rentable para cualquier empresa u hogar.

Una de las ventajas de la tarifa de discriminación horaria es que puede ser contratada tanto en aquellos hogares que poseen una oferta en el mercado libre como en los que poseen una tarifa regulada.

Según cálculos de la OCU (Organización de consumidores y usuarios), contratar electricidad con la tarifa de discriminación horaria puede hacer que una familia ahorre, de media, unos 80 euros al año.

No obstante, es imprescindible realizar un estudio previo sobre los hábitos de consumo de electricidad, para corroborar que la tarifa de discriminación horaria es la opción para ahorrar en el coste del KWh.